Finanzas

Ahorrar en la cuesta de las rebajas de enero

Falta muy poco para que lleguen las fiestas de Navidad. Con ellas, las familias disparan sus gastos. De hecho, entre cenas, comidas regalos y demás dispendios típicos de estas fechas, se estima que el gasto medio de cada español es de entre 700 y 900 euros.

Anuncios

Ahorrar en la cuesta de las rebajas de enero

No obstante, dicha cifra este año será mucho menor debido a que la economía no es demasiado boyante y que las familias prefieren ahorrar, por si acaso la situación empeora y es necesario recurrir a esos ahorrillos.

Pero, lo curioso de todo esto, es que la Navidad viene acompañada de la famosa ‘Cuesta de enero’. Una subida que se puede hacer muy empinada si no tenemos en cuenta que, a pesar de ser tiempo de rebajas, los productos no los regalan.

Por ello, hay mirar muy bien y tener presentes claros cuáles son los derechos de los consumidores para no encontrarse con sorpresas inesperadas.

Anuncios

Recomendaciones

Para afrontar las rebajas de enero, lo primero que se recomienda es hacer una lista de las necesidades reales. Hay que mirar entre nuestras existencias y decidir qué es lo que realmente es necesario, puesto que las bajada de precios posibilita que se adquieran productos que no hacen falta y que posiblemente no se usen nunca. Además, sería bueno que comprobases y apuntases los precios de Navidad, para luego pode comprobar el ahorro.

Del mismo modo, un elemento fundamental en esto de las rebajas es la tranquilidad. No hay que dejarse influir por todo por las imágenes de desenfreno y casi histeria de los primeros días. Siempre va a existir alguna cosa que te guste y puedas comprar sin necesidad de pelearte con nadie y sin la premura de comprar compulsivamente. Todo va a estar en su sitio, así que tranquilo.

Derechos

Muy importante es conocer cuáles son los derechos de los que dispone el consumidor para evitar sorpresas y dispendios. Así hay que tener claro que los productos adquiridos (sobre todo el textil) se pueden devolver o ser reparados en el caso de ser defectuosos.

Eso sí, debe ser por la misma marca, (a lo que tiene obligación los comerciantes), y si no existe el mismo modelo, deben facilitarte el inmediatamente superior al adquirido. Cuando es por otra marca, el comerciante no posee la misma obligación.

No obstante, ante cualquier abuso que pueda ser detecado, el consumidor siempre tiene la opción de recurrir a las hojas de reclamación. Del mismo modo, podrá acercarse a las distintas asociaciones de consumidores, como a los servicios municipales de consumo para gestionar las reclamaciones y quejas pertinentes.

En definitiva, la mejor forma para ahorrar en rebajas es no dejarse engañar conociendo tus derechos.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía